Humor

En el bar. Tiempo

Tiempo de lectura: ...
Rudy

Tarde de otoño. Café humeante. Mesa de bar.
–¡Qué difícil que está todo! –Juan corta el silencio.
–¿Todo qué? –Enrique siempre tiene un signo de pregunta a mano.
–¿Cómo «todo qué»? –interviene Pepe– «Todo» es «todo», si no qué iba a ser… ¡Si Juan hubiera querido decir que «la matemática», «la pareja», «la situación de las especies en vías de extinción», «la levedad del ser» o «la guita para llegar a fin de mes» estaban difíciles, habría dicho eso, pero él dijo «todo».
–Bueeeno –dice Pedro–, hay que darles tiempo.
–¿A quiénes? –pregunta Enrique– ¿A los matemáticos, a los que protegen a las especies en extinción o al gobierno?
–No sé –este es Pedro–. Yo en matemáticas no me meto, siempre fui contemporáneo.
–¿Contemporáneo?
–Sí, contemplo, pero no me meto. Y trato de no llegar jamás a la polémica estéril, a la discusión inútil o la pelea improductiva.
–¿Qué te pasa, Pedrito? ¿Te comiste un diccionario y estás repitiendo palabras que te cayeron mal? ¿O pasaste por una «oferta de adjetivos», la compraste y ahora no sabes dónde meterlos? –Pepe interviene otra vez.
–No seas infructuoso, Pepe. Hay que darles tiempo para que nos puedan explicar todo. Tengamos fe, que todo cambiará.
–¿Y esa mezcla de macrismo y canciones de Palito?
–Pepe –este es Luis–. Vos ya lo conocés a Pedrito. Es así.
–¿Así, cómo? –pregunta Enrique.
–¿Ves, ves, ves? –Pedro–. Por gente como vos, que preguunta, preguuunta y preguuuunta las cosas están como están.
–Pedro, ¡antes dijiste que estaba todo bien, y ahora que por mi culpa «están como están»!
–Lógico.
–¿Lógico?
–Claro, lógico. ¿O que querés, que te diga «zoológico», «mitológico», «escatológico»? No, las cosas están como están y donde están. Y hay que darles tiempo, pero los tipos como vos, que a todo le ponen un signo de pregunta, hacen que parezcan que «no» están. ¡Que en vez de estar acá, están en otro lado!
–¿En Panamá?
Nos retiramos antes de que la charla se ponga fea.
Rudy