Cultura

En clave poética

Tiempo de lectura: ...

Temas universales como la adolescencia, la sensualidad y la muerte, en una pieza que rescata la obra de Leonor García Hernando y logra llegar a un público heterogéneo. Una apuesta de Leonor Manso e Ingrid Pelicori, junto con un destacado elenco.

 

Equipo completo. Dossena, Quiroz, Tomás, De Olaso, Manso, Pelicori y Santa Ana. (Prensa CCC)

De alto vuelo es la obra que acaba de estrenarse en el Centro Cultural de la Cooperación: Absorta y desnuda se propone recorrer el universo poético de la tucumana Leonor García Hernando (1955-2001), a través de la mirada de Leonor Manso e Ingrid Pelicori, bajo la dirección de Mariano Dossena, con un rico elenco que completan Muriel Santa Ana, Walter Quiroz, Claudia Tomás y el aporte musical de Miguel de Olaso. No se trata de una pieza solo apta para los amantes de la poesía, ya que Hernando plantea a través de su obra temas universales como la niñez, la adolescencia, la sensualidad y la muerte.
¿De dónde surge el título de la pieza? «Es una expresión que Hernando utiliza en uno de los poemas que forman parte de esta dramaturgia, y creo que sintetiza el espíritu del espectáculo. Las poesías son de una gran sensualidad, misterio y reflexión espiritual», ilustra Dossena, el realizador. «Soy un asiduo lector de poesía y siempre me parece un desafío la dualidad poesía-teatro, como ya me ocurrió en Poeta en Nueva York, de García Lorca, que también estuvo en el ccc».
«El espectáculo surgió de una iniciativa de Leonor y mía», cuenta Pelicori. «Ya habíamos realizado juntas otros espectáculos sobre poesía en el ccc, como Ahora somos todos negros, en 2005 y Los poetas de Mascaró, en 2011. En todos los casos, la dramaturgia fue nuestra». Las hacedoras de Absorta y desnuda se pusieron la obra al hombro y convocaron a los otros actores y, también, al director, «por el gusto de trabajar juntos, ya que tenemos afinidad estética y una profunda amistad», enfatiza Pelicori.
Manso señala que se trata de «un espectáculo para gente que, por supuesto, disfruta de la poesía o está dispuesta a descubrir el placer de la palabra, pero no es solo para eruditos en la materia. En cualquier caso, puede ser muy hermoso conocer el particular mundo creativo de Hernando». Hace saber la actriz que el director «trabajó para conseguir una dinámica atractiva, a través de la variedad de climas y ritmos, y la intervención de la música, pero siempre teniendo en cuenta que lo que está en primer plano es la palabra. Acá no hay personajes, ni conflictos, ni trama. Hay un recorrido por un mundo poético, que constituye, a la vez, un testimonio histórico y social».
Entusiasmada, Manso destaca la importancia de «dar difusión a la obra de esta escritora, que si bien es muy valorada por los poetas, es poco conocida por el público general. Por eso fue que, a partir de sus libros, fuimos elaborando una dramaturgia que da cuenta de aspectos de su historia personal y, a la vez, del tiempo que le tocó vivir. Un testimonio riquísimo en lo personal y también en lo social: creemos que, con este espectáculo, contribuimos a recuperar una voz valiosísima de nuestra cultura».
Encargado de ofrecer el matiz musical, Miguel de Olaso dice que aceptó gustoso la invitación de la dupla Manso-Pelicori. La primera pauta que recibió fue que se trataba de una pieza que era más un recital de poesía que una obra de teatro. «Durante los primeros ensayos yo tocaba una guitarra criolla, pero al director le pareció que la presencia de un laúd, que sabía que yo ejecutaba, era ideal por su sonoridad, por lo misterioso y, sobre todo, por la belleza que tiene este instrumento, algo que encajaba con la propuesta poética».
A modo de conclusión, Dossena apunta que «con  Absorta y desnuda aprendí a darle espacio a la palabra, a no agregarle nada que pueda interferir en la escucha y a alumbrar el misterio de una grande como Leonor García Hernando».

Javier Firpo