Contenido restringido

El ex canciller alemán Helmut Kohl sigue pensando que habría que repatriar al 50% de los turcos que viven en Alemania. Sus representantes no tuvieron empacho en confirmar al semanario Der Spiegel el dato de que el veterano dirigente democristiano sigue creyendo en aquella idea que le confesó hace 30 años a su par inglesa Margaret Thatcher. La publicación había revelado el protocolo de una charla entre ambos gobernantes en la que el líder democristiano afirmaba: «es imposible para Alemania asimilar a los turcos en su cantidad actual. No tenemos problema con los portugueses, italianos y hasta con personas del sudeste asiático, porque estas comunidades se integran bien. Pero los turcos vienen de una cultura muy diferente con matrimonios obligados y trabajo en negro». Las revelaciones salen a la luz luego de conocerse que la mayoría de los turcos nacionalizados, la mayor comunidad no europea del país más poderoso de Europa, apoyarían a los socialdemócratas en las próximas elecciones generales. Kohl lideró el proceso de reunificación de Alemania en 1990 y fue canciller hasta 1998. Se retiró tras 16 años de gobierno pero luego terminó envuelto en una denuncia por financiación ilegal de su partido, el conservador Unión Demócrata Cristiana (CDU).