Contenido restringido

Los tunecinos siguen luchando para declarar «odiosa» la deuda externa contraída por el régimen que los gobernó por 23 años. La presencia del Foro Social Mundial (FSM) en la capital de la Primavera arabe sirvió para reanudar y amplificar ese reclamo: «Con la revolución que derrotó la dictadura de Ben Alí el pueblo tunecino aspiraba a acabar con el paro y la miseria. El pago de la deuda nos impide atender las necesidades de la mayoría de la población porque la deuda que dejó Ben Alí es la que negocia el gobierno actual con el FMI» expresó Hamma Hammami, líder del Frente Popular de izquierdas, quien llamó a repudiar «la contrarrevolución de la troika europea». Ben Alí fue expulsado en enero de 2011.