Contenido restringido

El Circo Social realizó su primera función en la ciudad ecuatoriana de Cuenca. El colectivo artístico que integra a 19.000 chicos y jóvenes marginales y con capacidades diferentes debutó a sala llena dejando a muchos espectadores afuera. El proyecto es impulsado por el vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, quien se inspiró y contó con el apoyo del Cirque Du Soleil, que realizó una experiencia similar en Montreal. «Es una motivación para superarse… pretendemos apartar a los niños de la prostitución y la criminalidad» expresó Moreno, quien también pretende sumar orquestas juveniles al circo. El coordinador del proyecto, Julio Bueno, señaló que el objetivo era dar «herramientas de vida» a los chicos y anunció que también estrenarán en Loja, Tena, Quito, Guayaquil y Manta, donde harán encuentros culturales.