Contenido restringido

Widodo. Anuncio del proyecto de traslado. (Nurdriansya/AFP/Dachary)

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, en el poder desde 2014, confirmó que construirá la nueva capital del país en la provincia de Kalimantan Oriental, en la isla de Borneo, por su «carácter estratégico» debido al riesgo «mínimo» de desastres naturales y por «estar cerca de las zonas urbanas». La decisión del mandatario se produce en medio de la crisis ambiental que atraviesa la actual capital, Yacarta, una metrópolis en la que habitan cerca de 30 millones de habitantes –contabilizando sus ciudades sátelite–, afectada por las graves inundaciones y, sobre todo, por los altos niveles de contaminación. Además de ello, especialistas señalan que la ciudad «se está hundiendo» a gran velocidad en el mar de Java. El aumento de la polución ambiental, cabe señalar, generó que activistas y ONG presentaran una demanda contra el Gobierno y las administraciones provinciales por incumplir con los controles en contaminación atmosférica. Con el traslado de la capital, el centro político e industrial del país, Widodo apuesta a potenciar su gestión, aunque la problemática del medio ambiente no da tregua. Según la plataforma suiza Air Visual, encargada de medir la calidad del aire, Yakarta figuró entre junio y agosto como la más contaminada entre las grandes ciudades del mundo.