Contenido restringido

Tercera en discordia. La serie Infieles apela a la dramatización de casos reales.

En tiempos en que el pudor pasó de moda, un puñado de programas de cable se dedica a ventilar infidelidades. Los formatos varían de espacio en espacio y, a veces, incluyen el protagonismo de todo el triángulo. Eses es el caso de Cheaters («tramposos»), uno de los productos estrella de Infinito, que va por la temporada número 13. Con la conducción de Clark Gable III (nieto del actor), cada capítulo comienza con una breve entrevista a la «víctima». Luego, la agencia estadounidense Cheaters Detective se encarga, mediante cámaras ocultas, de reunir material que confirme las sospechas del «engañado». Apenas se terminan de ver las imágenes, hay escrache público y enfrentamientos con palabrotas e incluso golpes. Y jugosas frases que arroja cada «participante», en medio del tumulto.
Por Infinito también se emite Hasta que la muerte nos separe, una cruza entre espectáculo de boda y drama policial, con historias reales de asesinatos ocurridos al poco tiempo de consumados los matrimonios. Los episodios cuentan con comentarios de especialistas en relaciones de pareja y también de algunos familiares y amigos de los involucrados.
En Discovery Home and Health, por su parte, se exhibe la exitosa serie Infieles. Durante una hora, se narran dos historias, a través de dramatizaciones, y desde la mirada de cada una de las partes: el infiel, la perjudicada y la tercera en discordia. Basada en la premisa de que sólo el 2% de quienes cometen adulterio son descubiertos, el show indaga aspectos más bien psicológicos como: «¿Qué pasa por la cabeza de una persona cuando engaña a otra?», «¿Cuáles son las consecuencias de sus actos?». La autodeclarada experta en infidelidad Sarah Symonds –ex amante del escritor y político Lord Archer– es la presentadora de La otra. En el reality de Home & Health, Symonds –una británica ex ejecutiva de marketing–, ayuda a las mujeres a abandonar a sus amantes. El programa está dividido en tres partes. Primero, el espectador conoce a la «otra» y su historia, mediante la interacción entre ella y Symonds. Después, la conductora le hace ver el tiempo que ha desperdiciado en una historia inútil. Y, finalmente, la presiona para que se deshaga de los recuerdos y de su amante. Algunas lo hacen y otras no.
Desde 2007, MTV transmite el reality The X Effect. En cada emisión, un par de ex novios concurren por separado a un hotel con sus actuales parejas. Por algún motivo, estas últimas se ausentan y los ex terminan pasando tiempo juntos, mientras sus respectivos novios los espían. Al final, puede ocurrir que los ex vuelvan, o que se queden con sus actuales parejas, o que estas los dejen.
Los infieles también se dan cita en la ficción. En julio pasado se estrenó Mistresses (Sony Entertainment), una serie estadounidense basada en un programa de la BBC, que sigue la vida de cuatro amigas –entre ellas, los personajes que interpretan Alyssa Milano (trabajó en Charmed) y Yunjin Kim (se hizo conocida en Lost)– y sus relaciones ilícitas. Por lo visto, el mundo de las trampas está plagado de historias en la realidad así como en la televisión.

Francia Fernández