Contenido restringido

La mayor empresa eléctrica de Honduras, ENEE, podría salir de la quiebra con una receta más que original. Sus empleados presentaron al gobierno de Porfirio Lobo una propuesta del sindicato colombiano de energía UTEN para aliviar la deuda y transformar su modelo de gestión con un fideicomiso de 306 millones de dólares. Miguel Aguilar, líder del sindicato hondureño STENEE, dijo que la cooperación permitirá recuperar la empresa pública y aseguró: «Los trabajadores de Colombia ponen la plata, nosotros pondríamos la operatividad. La garantía es que la ENEE tiene vigencia pública».