Contenido restringido

Hacía más de 30 años que Australia no vivía incendios forestales como los que se desataron desde el comienzo del año en el sur del país. Más de 800 bomberos especializados intentaban controlar las llamas que amenazaban los alrededores de la ciudad de Adelaida. Según las autoridades, el fuego abarcaba un área de unos 125 kilómetros cuadrados y ya había afectado a 26 casas. No se registraron víctimas fatales.
(Rex Features/Dachary)