Contenido restringido

Segunda edición. La ceremonia reunió a titiriteros, autores y escenógrafos en el CCC. (Guadalupe Lombardo)

En una sala Solidaridad del CCC Floreal Gorini colmada de artistas, referentes de la cultura y titiriteros de todos los rincones de país, se llevó a cabo la 2ª edición del Premio Nacional Javier Villafañe para espectáculos de teatro de títeres y objetos para niños y adultos. Único galardón que se otorga específicamente a dichas producciones teatrales, el premio es una idea original del Área de Títeres y Espectáculos para Niños del Centro Cultural de la Cooperación. Abrieron la ceremonia las autoridades del CCC: Juano Villafañe (director artístico), Antoaneta Madjarova (coordinadora del Área de Títeres y Espectáculos Infantiles) y Juan Carlos Junio (director).
«Cuando se fundó este centro y se decidió que sea un polo de las Artes y las Ciencias Sociales, hubo una fuerte convicción en relación con que había que contribuir a instalar la “titiritesca” en este espacio», dijo Junio. Y luego destacó la importancia de «un premio que se llame Javier Villafañe, porque todos nosotros, por nuestra tradición cultural, siempre respetamos y quisimos a ese gran artista». A su turno, Madjarova destacó que el galardón «lleva el nombre de Javier Villafañe, escritor, titiritero, poeta, un trotamundos apasionado por los títeres, que con su carreta La Andariega recorrió los pueblos de la Argentina y del continente cautivando con la magia de la voz, la palabra y el gesto, dejando huellas en los corazones de miles de jóvenes que seguirán su ejemplo eligiendo la honorable profesión del titiritero».
«Recordaba, mientras escuchaba las palabras de Antoaneta, el carácter multiplicador de los títeres, que anduvieron de retablo en retablo por este país y por América Latina», expresó Juano Villafañe. «Salieron del retablo para ingresar a los grandes escenarios, como ocurrió con Ariel Bufano en el Teatro Municipal General San Martín». Villafañe puntualizó que la «experiencia multiplicadora, además, nos hace pensar justamente en que el títere, que ha sido fundante en la historia milenaria del hacer del teatro, hoy forma parte de la escena nacional, indudablemente».
Para la selección de los espectáculos nominados se conformaron dos jurados, uno de adultos y otro de niños. El primero estuvo integrado por Jorge Dubatti (crítico teatral y miembro del AICA, Área de Investigación en Ciencias del Arte), Nora Lía Sormani (crítica de literatura y teatro para niños), Jimena Trombetta (investigadora del AICA), Fabián Sevilla (escritor y teatrista), Patricia Lanatta (periodista especializada en artes escénicas), Marisa Rojas (periodista especializada en infancia y cultura), Tito Loréfice (actor y director titiritero), Juano Villafañe y Madjarova. El de niños, por su parte, lo formaron Valentina Coria, Francisca Marin, Matilda Lucanera, Carmela Santos, Mateo Palladino, Francisco Lucanera, Emma Palladino y Lucas Gangone.
Entre los múltiples titiriteros galardonados, se destacaron los premios a las trayectorias de Jorge Onofri y de La hormiga circular, el homenaje a Eduardo Di Mauro (recientemente fallecido) y las menciones especiales al canal Paka Paka y a la Universidad Nacional de San Martín. La ceremonia finalizó con el Premio Mayor de Títeres para Adultos otorgado a El viaje de Hervé, la obra escrita y dirigida por Bruno Luciani, y el Premio Mayor de Títeres para Niños, compartido por Androcles y El león (dirigida por Ariadna Bufano) y Poquito a poco (de la compañía Agarrate Catalina, encabezada por Adriana Sobrero). En ese marco, el jurado integrado por niños distinguió con el Premio Mayor de Títeres para Niños a Príncipe y mendigo, de Mark Twain, dirigido por Eva Halac.

Pablo De Micheli