Contenido restringido

Socios creativos. Javier Sverdloff y Mariano De Luca, músicos y emprendedores. (Juan QUiles/3Estudio)

Buscamos bajista de rock!», se puede leer en uno de los avisos que pueblan Louderband. Operativa desde el 6 de agosto pasado, la red social de música intenta cubrir las variadas exigencias que deben afrontar las bandas, además de satisfacer a un público melómano. Fue fundada por dos músicos, Mariano De Luca y Javier Sverdloff, quienes a su vez se desempeñan como publicitario e ingeniero de sonido, respectivamente. La idea nació hace 5 años y surgió de la insatisfacción que les provocaban comunidades como MySpace, que resultaban limitadas para mostrar sus propios trabajos.
Louderband está diseñada de modo dinámico, a partir de sucesivos recuadros con imágenes, en los que se pueden poner clasificados, leer novedades del sector y colgar discos enteros que luego son escuchados por los internautas. Crearse un perfil es gratuito y no conlleva ningún requisito extra. Una de las innovaciones de esta red social es que cuenta con usuarios wiki, algo que posibilita la creación de un perfil «colaborativo». No obstante, hasta ahora se la usó mayoritariamente para cargar material discográfico.
Sverdloff, que obtuvo su título de instrumentista de jazz en la Escuela de Música Popular de Avellaneda, ayudó a De Luca en la grabación de su disco y, a partir de esa experiencia compartida, le propuso la creación de una red social específica. Empezaron con una inversión media, ya que consideran que en Argentina se pueden hacer proyectos grandes sin tanto dinero y con un buen equipo. «Este proyecto es muy completo y, si bien la gente todavía no sabe usar todas las funciones, pensamos concretar el doble de lo que hicimos hasta ahora», cuenta ilusionado Sverdloff.
«A su vez, los músicos pueden ver que es una idea de gente que está metida en el tema», agrega. El CEO y cofundador de Louderband destaca que hubo otros emprendimientos similares, pero realizados por gente que no estaba en el ambiente. «Los músicos nos dicen “gracias” cada vez que les mostramos la página web», dice.  No obstante, por el momento el sitio no apunta a los grandes referentes del rubro. Sus impulsores quieren captar primero a los exponentes del under, porque consideran que estos tienen una especial curiosidad. Y, una vez conquistado ese terreno, abrir el juego para llegar a todos.
Lucas Honigman, baterista de Las Manos de Filippi, usa la red social para publicar sus fechas y buscar profesionales para trabajar en equipo. Ya encontró un fotógrafo e investigó sobre algunos agentes de prensa. «Fácilmente se accede a tener contacto con los demás», destaca. «Como público también me divierte mucho, ya que me fijo los discos que se suben y puedo ver la ficha técnica de cada uno», explica. Una buena parte del material disponible pertenece a bandas emergentes como Leonardo Sassone y the Blue Band, Proyecto infinito o Kabbala. Y la lista sigue.
Louderband es la unión de dos palabras inglesas: «louder» y «band». En castellano, significa «más fuerte» y «banda». El nombre surgió como reflejo de un pensamiento claro: cuanto más utilice la red social un artista, a más oídos y mejores escenarios podrá llegar.

Carolina Gruss