Contenido restringido

El gobierno paraguayo admitió que los grandes agroexportadores de ese país realizan aportes «nulos» a las arcas del Estado. Entre la complicidad y la impotencia, el Ministerio de Economía indicó que los impuestos abonados por los principales empresarios rurales equivalen «a menos de cero» en momentos en los que sus ganancias alcanzan cifras récord. Según la cartera, los latifundistas ganaron el año pasado 2.300 millones de dólares pero sólo contribuyeron con el 0,9% de los aportes del fisco e hicieron oídos sordos al amague del presidente Horacio Cartés, quien, a pesar de ser gran promotor de sus intereses, llegó a deslizar la posibilidad de cobrarles derechos de exportación para remediar la situación. Uno de los reclamos más difundidos durante la última huelga general –la primera en años y también la primera contra Cartés– fue aumentar las cargas sobre monocultivos como la soja o el maíz, que se abren paso arrasando con las familias campesinas en todo el territorio.