Contenido restringido

El fenómeno de las autodefensas mexicanas se complejiza cada vez más. El gobierno acaba de incorporar al Estado a varios de estos grupos paraestatales como policías rurales mientras que otros siguen entremezclándose con el narcotráfico e imponiendo sus intereses a sangre y fuego. En medio de este panorama, se lanzó un Frente Nacional de Autodefensas con el apoyo de activistas, funcionarios y ex militares. El nuevo colectivo convoca a figuras como el poeta Javier Sicilia, dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, y el sacerdote Alejandro Solalinde, reconocido defensor de los derechos de los inmigrantes. Pero también se suma José Manuel Mireles, uno de los fundadores de las autodefensas de Michoacán, quien es investigado por cinco homicidios. Sicilia se justificó insistiendo en la falta de pruebas contra Mireles y aclaró que no fue él quien convocó la creación del Frente: «Dije claramente que llamaba a la población mexicana a que, en el contexto de emergencia nacional y tragedia humanitaria, el camino es la organización en la lucha no violenta y la resistencia civil», aseguró Sicilia.