Contenido restringido

En tiempos en los que la realeza europea es criticada por su ostentación y sus negocios turbios, Rumania –uno de los países más pobres del bloque– se plantea si debe realizar un referendo para restituir al poder al rey Miguel I. Aunque el candidato que había propiciado la consulta, el socialista Victor Ponta, perdió la elección presidencial con el liberal Klaus Iohannis, el tema ya está instalado. Iohannis no se pronunció sobre un eventual referendo, pero tuvo palabras elogiosas para el ex monarca, a quien le reconoció su «patriotismo» y calificó como fuente de «orgullo e identidad» para el pueblo rumano. Las encuestas proclaman que el nonagenario Miguel, quien abdicó en 1947 y se exilió tras la llegada del socialismo, posee más prestigio que la clase política.