Contenido restringido

Trabajadores, movimientos y partidos de izquierda europeos se congregaron en Madrid para llamar a «la resistencia y el combate contra el golpe de Estado del capital y la dictadura de los mercados». Dirigentes como Cayo Lara, de la Izquierda Unida española, y Jean Luc Mélenchon, del Front de Gauche francés, coincidieron en la necesidad de crear una alianza para «enfrentarse a la locura» del ajuste impuesto por la troika. «Cada día hay más gente pobre en países cada vez más ricos» expresó Mélenchon tras denunciar la futura anexión del bloque europeo al mercado norteamericano. El griego Alexis Tspiras, de Syriza, llamó a la lucha pacífica para quebrar el ajuste y sugirió al PSOE, el partido opositor español, mantenerse lejos del neoliberalismo.