Contenido restringido

La necesidad de controlar la portación de armas no está entre las principales preocupaciones de los ciudadanos de cara a las próximas elecciones en Estados Unidos. Es por eso que los principales grupos favorables al desarme anunciaron que ahora tienen fondos para enfrentar los recursos económicos de la Asociación Nacional del Rifle. Aunque la organización civil más antigua del país ya invirtió más de 10 de los 18,5 millones de dólares disponibles para hacer lobby por la Segunda enmienda, se espera que el magnate Michael Bloomberg done 50 millones a través del PAC Independence USA. Según asesores de Bloomberg, este desembolso es una «estrategia efectiva» para hacer lobby por el desarme. También se sumará Americans for Responsable Solution, que apoya los esfuerzos de la ex congresista demócrata Gabrielle Giffords, sobreviviente de la masacre de Tucson en 2011.