Contenido restringido

El Parlamento de Israel, que tiene una exigua mayoría de la centro derecha, respondió de la peor manera a los reclamos por las condiciones de los palestinos en sus cárceles. El Kneset extendió por dos años la ley que permite encerrarlos sin cargo ni juicio. Esto ocurre luego de varias denuncias sobre muertes dudosas en las prisiones, la última de febrero, cuando un joven padeció un infarto tras ser torturado, según las autopsias. Recientemente una ex reclusa también adujo que los oficiales israelíes les inyectan virus a sus compañeros para empeorar su salud y advirtió que nadie repara sobre la gran cantidad de muertes a causa de enfermedades crónicas entre los palestinos liberados. La ONU viene alertando sobre prácticas crueles y sistemáticas en penitenciarías hebreas además de criticar las leyes militares que criminalizan las protestas contra la ocupación de territorios. Durante el último «día del prisionero» el organismo recordó que existen 5.000 palestinos detenidos, entre ellos 235 chicos y 10 mujeres.