Contenido restringido

Tras más de 10 años de proceso, la justicia chilena acusó a seis ex oficiales militares de llevar adelante una millonaria maniobra para alimentar la fortuna personal de Augusto Pinochet. Los tres coroneles y tres generales, secretarios del Ejército y asistentes personales del genocida, derivaron 6,5 millones de dólares de los gastos reservados del gobierno a un banco en Miami donde el dictador tenía cuentas con nombres falsos. La acusación acarrea prisión de hasta 5 años, pero los reos no irían a la cárcel ya que es su única condena. La viuda y los hijos de Pinochet fueron absueltos por la Corte en 2007. La familia no puede justificar 20 millones de dólares de su fortuna.