Contenido restringido

El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe quedó implicado en un plan terrorista para desestabilizar a Venezuela. Videos publicados por el gobierno bolivariano muestran a uno de sus ahijados políticos, el antichavista Laurent Saleh, refiriéndose a una conspiración para generar caos con atentados en lugares públicos e iniciar una «limpieza social». El joven de extrema derecha, que antes de ser expulsado de Colombia se adiestró infiltrándose en la Escuela de Guerra y sumándose a campamentos paramilitares, afirma en las grabaciones que la falta de cohesión en la oposición venezolana impide lanzar la insurrección: «Se han frenado vainas porque yo sé que si la hacemos, esto se pone muy feo. Si uno supiera que hay una dirigencia seria, más o menos organizada, en 48 horas bajamos a 20 muñecos, pero, ¿para qué?, con estos desorganizados uno queda solo, escondido como terrorista». Las actividades políticas de Saleh y fotos en Twitter lo muestran cercano al ex mandatario.