Contenido restringido

El cordobés José María López se consagró en el Campeonato Mundial de Turismo una fecha antes del final y le dio a Argentina un nuevo título en pista tras 57 años. Fue un desahogo para el piloto, al que apodan Pechito. Es que el cordobés estuvo, hace algunos años, muy cerca de representar a la Argentina en la codiciada Fórmula 1. Finalmente, le llegó la oportunidad en una categoría que podría considerarse «prima» de la máxima competición: el Campeonato Mundial de Turismo, o World Touring Car Championship (WTCC).
El WTCC es el tercer campeonato en importancia organizado por la Federación Internacional del Automóvil, detrás de la Fórmula 1 y el Mundial de Rally. El cordobés se consagró en Japón, una fecha antes del final y a bordo de un Citroen. Pechito superó a sus compañeros de equipo Yvan Muller (tetracampeón en la categoría) y Sebastian Loeb, hombre récord en el rally, al ganar 9 carreras en el año, incluidas 2 en Argentina en el circuito de Termas de Río Hondo. El título de Pechito es el primero de un argentino en un mundial de automovilismo en pista desde el conseguido por Juan Manuel Fangio en la Fórmula 1 en 1957. López, de 31 años, tuvo una larga trayectoria por Europa donde sumó experiencia y reconocimientos para arribar a la F1, categoría de la que fue piloto de pruebas de la escudería Renault y a la que estuvo a punto de ingresar en 2010. Tras la desilusión, el riotercerense se volcó al automovilismo nacional, donde se consagró en las categorías TC2000, Top Race V6 y Súper TC2000. El título en el WTCC –séptimo en su carrera– tiene indudablemente un sabor especial para López, quien se ganó un lugar destacado en la rica trayectoria del automovilismo argentino.