Contenido restringido

La Patagonia chilena festejó el rechazo al proyecto de HidroAysén. Según la encuestadora Cadem Plaza Pública, un 63% de la ciudadanía está de acuerdo con la decisión de la presidenta Michelle Bachelet de frenar la instalación de 5 centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua. Mientras las comunidades locales y los defensores del medio ambiente hablan de un triunfo y de una campaña para que el agua sea considerada como un bien público, las empresas eléctricas vaticinaron una crisis energética afirmando que ningún país puede basar su suministro en recursos no renovables. «Se dio una señal muy potente en contra de una política energética que había permitido la concentración de la generación eléctrica en muy pocos actores», dijo Manuel Baquedano, del movimiento en contra del megaproyecto.