Contenido restringido

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto se negó al pedido de reunión de los familiares de las Desaparecidas de Juárez durante su visita a esa localidad. El dispositivo de seguridad que rodeó la comitiva presidencial terminó en un desalojo con gases lacrimógenos. Mientras se desarrollaba el operativo, José Luis Castillo, padre de una de las desaparecidas, dijo: «Tiene la obligación de atendernos, para que vea que los expedientes de nuestras hijas no son atendidos por la fiscalía, que nadie las busca y que se necesita que haya campañas para evitar que las adolescentes y las jovencitas sigan desapareciendo en Ciudad Juárez».