Contenido restringido

El pueblo hondureño y el resto de Latinoamérica continúan repudiando el homicidio de la dirigente campesina Margarita Murillo. La histórica militante se encontraba trabajando en una plantación cuando fue asesinada por sicarios en agosto. Para el Foro Social del Valle de Sula, la responsabilidad del crimen es del «régimen de turno» que «militarizó el país y criminalizó las luchas populares en el afán de contrarrestar toda oposición a sus intereses dictatoriales». Por su parte, CLOC-Vía Campesina recordó que Murillo estaba amenazada y que existía una medida cautelar que exigía que las fuerzas de seguridad velaran por su integridad: «Denunciamos al gobierno de Juan Orlando Hernández por no asumir las responsabilidades que debiera, como tampoco lo ha hecho con los múltiples crímenes cometidos en contra de 130 campesinos asesinados durante estos dos últimos gobiernos nacionalistas» declaró la organización.