Contenido restringido

Cientos de miles de judíos ultraortodoxos se movilizaron en Jerusalén contra una iniciativa gubernamental que prevé que también los religiosos deban prestar servicio en las fuerzas armadas, como el resto de los ciudadanos. Cuando se creó el Estado de Israel, en 1948, los ultraortodoxos –el 8% de la población– quedaron exceptuados para dedicarse al estudio de los textos sagrados. Pero las nuevas generaciones ven esto como un privilegio injusto. (AFP/Dachary)