Contenido restringido

«Las farmacéuticas no están tan interesadas en curarlo a usted como en sacarle dinero». De esta manera se refirió el Nobel de Medicina 1993 Richard Roberts al negocio de los laboratorios medicinales. Según Roberts, «las investigaciones se desvían hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo sino que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría (al paciente) que desaparece cuando deja de tomar el medicamento». Reconocido por sus descubrimientos en torno al ADN, el científico denunció: «He comprobado cómo en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados podrían haber descubierto medicinas muy eficaces que habrían acabado por completo con una enfermedad y no lo hicieron». Los dichos de Roberts se dan luego del escándalo de Novartis en EE.UU. cuyo gobierno denunció a la farmacéutica por sobornar a médicos para que receten a los enfermos sus medicamentos y no los de la competencia.