Contenido restringido

La decisión judicial de exhumar los restos de Pablo Neruda podría reescribir la historia de su extraña muerte poco después del golpe de 1973. El Partido Comunista de Chile (PCCH), querellante en la causa, quiere saber la verdad sobre el final del poeta: «Durante demasiados años aceptamos que Pablo había muerto de un cáncer, que efectivamente sufría, sin tener en cuenta el carácter genocida de la dictadura y lo que hubiera significado Neruda en el exterior, liderando una resistencia» expresó Eduardo Contreras, abogado del PCCh. Contreras señaló que las pericias de la época indicaban que el escritor había muerto a causa de un mal que le había provocado desnutrición extrema, aunque había fallecido pesando 100 kilos. Además, el ex chofer del escritor acusó al pinochetismo de asesinarlo con una inyección letal, y para colmo fue atendido en la misma clínica en la que los militares envenenaron al ex presidente Eduardo Frei.