Contenido restringido

El primer ministro británico David Cameron sigue perdiendo adeptos en favor del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP). Esta fuerza de extrema derecha, que obtuvo su primer escaño de la mano de un ex tory, alcanzó un 25% de popularidad y su líder, Nigel Farage, participará por primera vez de los debates para las elecciones de 2015. En las últimas semanas UKIP reclutó a dos conservadores como el ex alcalde de Londres, Richard Barnes y el empresario Arron Banks, quien donó un millón de libras para una causa que ya cuenta con 24 eurodiputados. UKIP quiere presionar a Cameron para que adelante el referendo sobre la permanencia en la Unión Europea, previsto para 2017.