Contenido restringido

La última Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala trazó una estrategia para lograr que los pueblos originarios obtengan más espacio en los medios. La reunión, realizada en el estado mexicano de Oaxaca, alentó la apertura de frecuencias de radio y televisión para difundir sus culturas y contrarrestar «la concentración en manos de grupos poderosos». El documento final indicó que «la autonomía territorial incluye al espectro radioeléctrico como un bien común» y reclamó el 33% del espacio disponible para sus comunidades distribuidas en distintos países. «Se debe asegurar la asignación a los pueblos indígenas de frecuencias derivadas de la transición digital» suscribieron los 1.200 delegados que llegaron de Argentina, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, Salvador, Estados Unidos, México, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela. Por otro lado, en el mismo documento solicitaron a los gobiernos que aseguren la protección de sus comunicadores, víctimas de la persecución y el crimen por su rol en la lucha por las tierras ancestrales y la defensa del medio ambiente. Después de seis días de deliberaciones en la sede de Santa María de Tehuitoltepec, los comunicadores indígenas declararon que «constituyen una parte esencial en la comunicación de sus propias comunidades». La declaración también invita a Uruguay, Guyana, Surinam y Guyana Francesa a que ratifiquen el convenio de la OIT.