Contenido restringido

Guatemala está juzgando la masacre de la embajada española en 1980. «Este caso es una memoria histórica» expresó Rigoberta Menchú. La premio Nobel de la Paz, quien perdió a su padre en ese ataque a la sede diplomática, fue una de las primeras en testificar en la causa donde se juzga al ex jefe policial Pedro García Arredondo. «Mi padre era un líder campesino, era trabajador del campo, buscó siempre liderar la comunidad», dijo Rigoberta, quien perdió a otros 19 familiares durante el conflicto interno. Campesinos, indígenas, estudiantes y sindicalistas habían tomado la embajada para denunciar los crímenes de los militares. La respuesta policial fue extrema: quemarlos y fusilarlos, con un saldo de 37 muertos.