Contenido restringido

Organizaciones sociales de Kenia advirtieron que la mayoría de las muertes por armas de fuego son producidas por la policía. La Unidad Legal Médica Independiente dijo que, en los últimos 5 años, los uniformados mataron a unas 1.000 personas contra 260 víctimas de la delincuencia. La mayoría de los asesinatos ocurren en Nairobi y Mombasa, donde la violencia «es alimentada por la urbanización y la desigualdad económica» y la complicidad de políticos, señala la ONG. «Existe la necesidad de adoptar el enfoque basado en la evidencia para comprender los factores desencadenantes de comportamiento, sociales y ambientales del delito», reflexionó Eric Thuo, uno de los representantes de la organización.