Contenido restringido

Se siguen sumando pruebas de irregularidades en los comicios de Honduras. La Federación Internacional de Derechos Humanos señaló que muchas personas fueron privadas de votar porque se las declaraba muertas o se les cambiaba la mesa electoral a sitios distantes. También se rompió el consenso en la misión de la UE donde varios delegados criticaron que el bloque declarara la transparencia del sufragio. El fraude se veía venir días antes de la elección. Una de las medidas más llamativas fue militarizar los medios comunitarios y voces disidentes, y otra fue negar el rol de observadores a un grupo de figuras internacionales de prestigio, como la Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, el juez Baltasar Garzón y el ex presidente Martín Torrijos.