Contenido restringido

Emanuel Ginóbili, símbolo argentino, renovó por dos temporadas con San Antonio Spurs, luego de que circularan rumores sobre su retiro. Últimos desafíos.

 

Nivel NBA. Ginóbili estuvo a punto de sumar su cuarto anillo con San Antonio Spurs. (Smialowski/AFP/Dachary)

El nivel de Emanuel Ginóbili en las finales de la NBA ante Miami Heat no fue el mejor. Con altibajos durante toda la serie, el bahiense se mostró frustrado y hasta abrió la puerta del retiro aún antes de decidirse el campeonato. Pocos días después, la amenaza del retiro quedó sólo en una falsa alarma: Manu renovó su contrato con San Antonio por dos temporadas más.
Con Ginóbili en el plantel, San Antonio Spurs había llegado a su cuarta final de la mejor liga del mundo en apenas 11 años. Las anteriores, en 2003, 2005 y 2007, habían terminado de la mejor manera para el conjunto texano, levantando el trofeo de campeón y con Manu en un papel protagónico, al menos en las últimas dos. Con tanta experiencia y éxito encima, el zurdo argentino encaraba esta nueva final con más calma. «La voy a disfrutar más que las otras, por el momento de la carrera en que me llega», dijo antes de los cruces decisivos.
Pero Manu no pudo cumplir con la premisa que se planteó de disfrutar a pleno de las finales, y el factor principal fue su propio nivel basquetbolístico. Si bien el bahiense había tenido un desempeño aceptable durante los playoffs, con pasajes de buen juego y sin problemas físicos, los primeros cuatro partidos de la serie final lo encontraron jugando mal, con bajo porcentaje de acierto en sus tiros, muchas pérdidas de pelota y casi sin protagonismo real en el equipo
A pesar del mal comienzo, el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich, siguió confiando en él. Y Ginóbili pagó esa confianza en el quinto juego, en el que fue el dueño del partido y anotó 24 puntos para guiar a su equipo a la victoria y ponerlo 3-2 arriba en la serie pautada en 7 encuentros. La historia posterior es conocida: Miami ganó los dos partidos siguientes y privó a Ginóbili de conseguir su cuarto anillo de la NBA.
En medio de estas finales, Manu habló por primera vez públicamente de su futuro y abrió las puertas a un posible retiro: «Hay un 10% de chances de que me retire. Si no tengo más ganas, no jugaré más». Pocos creyeron que Ginóbili se retiraría, pero lo cierto es que su contrato con los Spurs había caducado el 30 de junio y el zurdo podía decidir su futuro sin ataduras. De todas maneras, nadie imaginaba a Manu jugando con otra camiseta en la NBA y mucho menos volviendo al país para jugar en la Liga Nacional.
Luego de un par de días de incertidumbre, en los que el mismo Ginóbili posteó en Twitter que era jugador libre y ponía alguna duda sobre su futuro, San Antonio le ofreció un contrato por dos temporadas más y el bahiense aceptó. Con el nuevo vínculo rubricado, Manu cobrará en la suma de los próximos dos años lo mismo que cobró en la temporada 2012/13. La cifra es lógica teniendo en cuenta la edad del argentino (el 28 de julio cumple 36 años) y la decisión de los Spurs de apostar por jugadores jóvenes.
En el horizonte aparece el Mundial 2014 en España, para el que Argentina seguramente clasificará, por mérito propio o por invitación. Manu, que no irá el Premundial de Caracas en setiembre, varias veces dijo que su retiro de la Selección se daría tras los Juegos Olímpicos de Londres pero, estando allí, y luego de la derrota ante Rusia en el partido por la medalla de bronce, el mismo bahiense dio a entender que su ciclo podría no estar cerrado. Si su anhelo es jugar el Mundial con Argentina, la renovación con San Antonio es una buena señal, ya que el zurdo estará en actividad para cuando se desarrolle el evento.
Un factor que seguramente influyó para que Ginóbili decidiera seguir jugando al básquet profesionalmente fue su estado físico. Su salud siempre le jugó malas pasadas, con problemas en los tobillos, musculares y hasta en el hombro. Pero esta temporada la terminó en excelentes condiciones físicas. Si Manu no brilló en las finales, no fue por su estado físico. Por otra parte, Ginóbili quedó muy conforme con la temporada de los Spurs. La aparición de jóvenes con mucho talento y futuro como Danny Green y Kawhi Leonard motivaron a Manu, que notó que su equipo tiene jerarquía y que podrán ir en busca del tan ansiado campeonato de la NBA el año próximo. El bahiense, competidor por naturaleza, querrá volver a las canchas cuanto antes en busca de una revancha.
En definitiva, la renovación de Emanuel Ginóbili en San Antonio es una buena noticia para el básquet argentino, que lo podrá seguir disfrutando por televisión o también con la camiseta de la Selección Argentina, si es que el bahiense decide jugar el Mundial de España y guiar a lo que queda de una Generación Dorada que todavía está sedienta de títulos.

Germán Esmerado