Contenido restringido

El presidente Rafael Correa descartó el ingreso de Ecuador a la Alianza del Pacífico y ratificó su interés por integrarse al Mercosur. El mandatario ecuatoriano calificó al organismo integrado por Colombia, Chile, México y Perú como «un mecanismo de libre mercado» y consideró que sumarse a este emprendimiento sería un «acto suicida» para su país, que implicaría una «pérdida de la política comercial y de los instrumentos para equilibrar el sector externo». Correa también destacó la «afinidad ideológica» con el bloque que preside temporalmente Venezuela y con el cual negocia su incorporación como miembro pleno desde mediados del año pasado. La AP, que nació en abril de 2011 impulsada por el peruano Alan García, fue una propuesta inmediatamente aceptada por el chileno Sebastián Piñera, el colombiano Juan Manuel Santos y el mexicano Felipe Calderón. Actualmente tiene como países observadores a Alemania, Canadá, China, Francia, España, Italia y Estados Unidos, entre otros. Y se ubican en un plano expectante Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá y República Dominicana. Uruguay y Paraguay también aparecen en este listado, pero por pertenecer al Mercosur no estarían en condiciones de «saltar el cerco». Bolivia y Ecuador, por su parte, esperan la aprobación de los congresos del Mercosur para ser miembros plenos de esta «alianza atlántica».