Contenido restringido

Chile empieza a pensar en la reforma constitucional. Sindicatos, estudiantes y partidos de la oposición señalan que llegó el momento de modificar la Carta Magna heredada del pinochetismo. «Muy prontamente convocaré un grupo de especialistas para la generación tanto de un modelo de nueva Constitución como para evaluar las opciones que permitan que esto sea una realidad» aseguró la precandidata socialista y ex presidenta por la Concertación, Michelle Bachelet. Para otro candidato, Marco Enríquez Ominami «el Chile de hoy pide Asamblea Constituyente» porque «es una bandera fundamental para la democracia del país». Entre los puntos más polémicos de la actual Constitución se encuentran el sistema binominal de partidos, el rol pasivo del Estado como subsidiario de la empresa privada y las posibles intervenciones de las fuerzas armadas en temas que van más allá de su competencia. Esto sin tomar en cuenta el reclamo generalizado de terminar con el actual modelo educativo basado en el lucro, como vienen reclamando los estudiantes desde incluso antes de que el derechista Sebastián Piñera llegara al poder.