Contenido restringido

El equipo argentino aseguró su participación en los Panamericanos de este año, a celebrarse en República Dominicana. Apuesta a fortalecer el crecimiento de la disciplina en los países de la región.

En ascenso. Argentina obtuvo el subcampeonato e intentará conseguir nuevos logros.

El Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata fue la sede del octavo Torneo Sudamericano Adulto Femenino de Handball. El certamen, en el que participaron Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay y Venezuela, clasificó a cinco de estas seis selecciones al Campeonato Panamericano de República Dominicana que se realizará en junio de este año.
El torneo, que se disputó entre el 19 y el 23 de marzo, contó con un curioso sistema de clasificación. Los seis equipos se enfrentaron todos contra todos en una rueda, pero para determinar a los que irán a República Dominicana se utilizó un criterio extraño y novedoso. Antes del campeonato, se dividió a los países en dos grupos distintos: los de elite, y los de no-elite. El primer grupo estuvo compuesto por Argentina, Brasil, Uruguay y Chile, mientras que Venezuela y Paraguay quedaron como equipos de no-elite. La diferencia radicó en que los equipos de elite, para clasificar, debían terminar sí o sí entre los primeros cuatro puestos. Es decir que, si uno de ellos terminaba quinto, no iba a clasificar al Panamericano, aunque el torneo entregase cinco plazas.
El sistema, que se utilizó por primera vez y con la idea de darle más oportunidades a los países de menor nivel, seguramente será revisado y ajustado para evitar situaciones confusas, como sucedió durante el torneo.
El campeón del certamen fue Brasil, favorito del sudamericano y potencia a nivel mundial, que venció en la final a Argentina. El conjunto albiceleste, dirigido por Daniel Zeballos, cumplió de todas maneras con el objetivo de terminar en la segunda ubicación, al ganar el resto de los partidos por una diferencia mayor a los 10 goles.
Si bien el partido con Brasil reglamentariamente no fue una final, sí lo fue en la práctica, ya que era el último partido del torneo, al cual ambos conjuntos llegaban invictos y, el vencedor, se consagraría campeón. Brasil fue demasiado para las chicas argentinas que nunca tuvieron oportunidades reales de ganar el partido. Tanta fue la diferencia, que en el entretiempo Brasil ya ganaba 20 a 5. El marcador final fue de 37 a 23, y la diferencia no fue mayor gracias a la buena actuación de Silvina Schlesinger, la arquera argentina. En ataque, se destacaron Victoria Crivelli y Magdalena Decilio.
El objetivo del conjunto dirigido por Daniel Zeballos en el próximo Panamericano de República Dominicana será repetir el segundo puesto conseguido en San Pablo 2011, detrás de Brasil. Seguramente luchará palmo a palmo con Cuba, a quien venció en aquella ocasión, pero que viene creciendo a pasos agigantados. El Panamericano, que se disputará en la primera quincena de junio, dará cuatro plazas para el Mundial de Serbia.

Objetivo cumplido
El presidente de la Federación Internacional de Handball (IHF), el egipcio Hassan Moustafa, estuvo presente en Mar del Plata observando el Sudamericano. Luego del torneo, se reunió con Mario Moccia, titular de la Confederación Argentina de Handball y también de la Confederación Panamericana. Moustafa prometió ayuda económica para que la región siga creciendo y se mostró conforme con la organización. El egipcio, que dio una conferencia de prensa en la sede del Comité Olímpico Argentino (COA) sostuvo que «la idea es estar en contacto los dirigentes de la Federación Internacional con los de la Panamericana. Vinimos para apoyar, alentar y promover a nuestro deporte. Les prometo que vamos trabajar codo a codo con la Federación Panamericana. Estoy orgulloso del resultado y del desarrollo que viene mostrando la región», cerró el dirigente.

Germán Esmerado