Contenido restringido

Estrenada originalmente en La Habana, la muestra «Fidel. 83 motivos» llega al país gracias al esfuerzo del IMFC. Imágenes reveladoras y desconocidas de un auténtico mito viviente.

 

Corte de caña. Mientras trabaja en el monte en 1965, es retratado por
Osvaldo Salas.

Muy pocas personas pueden ser definidas como «mito viviente». A Fidel Castro le cuadra, sin lugar a dudas, esta expresión, ya sea por su hacer, su decir o simplemente por su estampa. Hijo, hermano, estudiante, militante, marido, padre, revolucionario, primer ministro, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente del Consejo de Estado y Ministros de la República de Cuba, secretario general del Movimiento de Países No Alineados y primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Estas acciones y muchas otras conformaron la figura de Fidel Alejandro Castro Ruz, un hombre que cambió radicalmente la realidad de su patria y supo dejar su marca frente a los paradigmas políticos, económicos  y sociales del mundo entero.
Los hechos protagonizados por Castro quedaron registrados en libros, grabaciones, filmaciones y, por supuesto, fotografías. Su fotógrafo oficial, Pablo Caballero Cuza, calcula haberle sacado la cantidad exorbitante de 36 millones de fotografías. La frase «una imagen vale más que mil palabras» resulta tan  trillada como cierta, siempre y cuando esa imagen revele algo más que lo que aparece a simple vista. El diccionario de la Real Academia Española define a este término –que no por nada es tan propio de la fotografía– de la siguiente manera: «Revelar: descubrir o manifestar lo ignorado o secreto».  La cámara, entonces, tiene la capacidad de revelar ciertos misterios que rodean a una vida.
Cinco de los principales fotoperiodistas cubanos, Osvaldo Salas (1914-1992), Liborio Noval (1934-2012), Roberto Salas Merino (1940), Pablo Caballero Cuza (1942) y Alex Castro Soto del Valle (1963), decidieron homenajear a Castro por su cumpleaños número 83 y, en 2009, organizaron una gran muestra en La Habana con igual número de fotografías inéditas de un Fidel poco conocido: en un acto para recaudar fondos en un hotel de Nueva York, jugando al béisbol, pescando, cortando caña en pleno monte, cambiando la rueda de un jeep, rodeado por soldados del Vietcong en Vietnam o acompañado por personalidades como Ernest Hemingway, el papa Juan Pablo II, Nelson Mandela, Hugo Chávez y Néstor Kirchner, entre tantos otros. La muestra fue todo un éxito y se exhibió también en México y en Sudáfrica.

Nueva York. Fidel en Central Park (1955).

A cinco años de su inauguración, Fidel. 83 motivos  llega a la Argentina gracias al esfuerzo del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. La exposición se realizará en la planta baja y el primer y segundo subsuelos del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. La inauguración está prevista para el martes 22 de abril, a las 19, en las salas Abraham Vigo y Raúl Lozza. Con este acto se dará comienzo a la «Semana de Fidel», que continuará con una mesa redonda el miércoles 23 en la sala Raúl González Tuñón. Allí, Jorge Lamadrid Mascaró (embajador de Cuba en Argentina), Atilio Borón (director del PLED-CCC) y Francisco Martínez Peria (coordinador del departamento de Historia del CCC) debatirán acerca de los aportes del líder histórico de la Revolución Cubana en el despertar de la conciencia de los pueblos de Latinoamérica.
Por su parte, el lunes 28 a las 20.30 horas se realizará en la sala Victoria Ocampo de la Feria del Libro la presentación de Fidel. Una historia, cinco miradas. Muestra fotográfica 83 motivos, el volumen que contiene las fotografías de la exposición más algunos textos introductorios de Atilio Boron y Juan Carlos Junio (director del CCC). Además de los mencionados, estarán presentes  el embajador Lamadrid Mascaró, Álex Castro, hijo de Fidel y autor de una serie de fotografías incluidas en el libro, y Marila Sarduy Salati, curadora de la muestra original.

Che y Fidel. Foto de Roberto Salas (1959).

Queda claro que la figura de Fidel Castro está tan viva como siempre, en sus acciones pasadas, en su presente, en la búsqueda de la Patria Grande de la que hablaba Simón Bolívar, en la conformación de la «Nuestramérica» de José Martí, en este «cambio de época» al que alude Rafael Correa, en esa isla alguna vez llamada «el burdel de los Estados Unidos», donde se erradicó el analfabetismo, donde no existen las muertes por hambre, donde la medicina alcanzó uno de los topes más altos del planeta, donde persiste la dignidad por habitar y defender un lugar que, a contramano del capitalismo feroz, hace de la justicia social una realidad cotidiana. Estos son los hechos que llevaron a cinco fotógrafos a pintar en imágenes la vida de un hombre común y excepcional a la vez, que peleó y sigue peleando por lo que cree justo.

Jorge Freidemberg