Contenido restringido

Sobrevivientes del terremoto que asoló el sur de la provincia más pobre de Pakistán, Baluchistán, recorren las ruinas de sus viviendas en la localidad de Peerander. La cifra de víctimas fatales del sismo, de 6,8 grados en la escala de Richter, fue de alrededor de 400, pero aún hay cientos de desaparecidos y son miles los afectados. Como consecuencia del movimiento de tierra surgió una isla de barro de cuatro kilómetros cuadrados en la costa de Gwadar. (AFP/Dachary)