Contenido restringido

Los miembros del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) anunciaron en su último encuentro, en la ciudad sudafricana de Durban, la creación de un Banco de Desarrollo que, según el plan que presentaron en sociedad, debería convertirse en contraparte del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, aunque con objetivos centrados en el crecimiento de los países emergentes. Si bien todavía no se sabe cómo serán los aportes que haga cada país miembro del conjunto de naciones llamadas a liderar la economía del mundo en las próximas décadas –de acuerdo con los análisis econométricos– se informó que el capital inicial será de 50.000 millones de dólares. Los detalles finales del emprendimiento se conocerán en la próxima reunión del G-20 en San Petersburgo, en 2014. Mientras tanto se demora la creación del Banco del Sur, la iniciativa del fallecido presidente Hugo Chávez para cumplir un rol similar en la región y del que Brasil también debería ser un socio fundamental.