Contenido restringido

Tras los últimos reconocimientos de Colombia, España, Francia, Irlanda, Portugal y Suecia, Palestina ingresó a la Corte Penal Internacional como miembro observador. Este logro, posibilitado por los acuerdos de Oslo y obtenido a pesar de la oposición de Washington y Tel Aviv, coincidió con la publicación de una encuesta que muestra que la mayoría del pueblo palestino apoyaría una demanda contra Israel en La Haya por crímenes de guerra en Cisjordania, Gaza y Jerusalén. Según el Centro Palestino de Opinión Pública un 83,3% de los ciudadanos estaría a favor de esa acción judicial mientras que un 10,4% se mostró indeciso y un 6,3% se opuso. Mientras tanto, el gobierno del israelí Benjamín Netanyahu declaró que mientras Palestina sea observadora en la CPI no existe la posibilidad de una demanda y advirtió que si sus vecinos árabes consiguieran el status de miembro pleno del organismo, «jugarán con fuego».